12 de febrero

índice“Tu corazón es un iceberg,
una manera de soportar
la necedad y el desaire,
alma, roca de acero y cristal.

“Maldita la avalancha
de vacío sobre ti…

“La decepción y el ultraje,
iceberg, hicieron tu corazón”.

Santiago Feliú

Del otro lado del Atlántico, Joaquín Sabina celebraba su cumpleaños sesenta y cinco y yo, aquí en La Habana, escribía un texto al respecto. Siete líneas después, a las cinco de la mañana, dejé de escribir.

Por un instante pensé que era una broma en Facebook, pero una llamada telefónica lo confirmó: a Santiago Feliú le había estallado el corazón, como una maceta en la que ya no caben las raíces de un árbol.

Se murió Santiago, mi corazón es un iceberg. Corrí a la funeraria a abrazar a un amigo que, sabía, necesitaba un abrazo de alguien que llorara la muerte de un poeta, no de un ser querido.

Y allí estaban todos, Gerado Alfonso, Carlos Varela, Frank Delagado, Polito Ibáñez, Robertico Carcassés, Vicente Feliú (el hermano-papá), Silvio Rodríguez. Conversaban sentados en la escalera de la funeraria de Calzada y K, hasta que, según me pareció ver, un custodio cumplió con su trabajo y los mandó a parar.

Dicen que uno de sus grandes amigos, cuyo nombre me ahorro, al recibir la noticia levantó el teléfono y lo comenzó a llamar.

Cuando se muere un tipo que hizo todo lo que Santiago, la gente dice que su obra sigue viva, que vivirá para siempre. Pero no es así.

Se supone que uno escriba un texto reconfortante, pero la muerte del Santi no lo es. La obra que sigue viva, el hombre que vive para siempre, solo se dan cuando se ha terminado. Morirse es un derecho de escritores con Alzheimer y pintores ciegos.

Solo tenía cincuenta y dos años y se llevó cientos de canciones y la capacidad para escribirlas.

¡Se murió Santiago, cojones! Y se llevó la virtud para escribir esas canciones, ya nadie más escribirá canciones de Santiago.

Da pena hasta hacer el amor, dan pena los propios pasos, jugar con una guitarra, escuchar cualquier cosa que no sea Santiago. Da pena la vida propia, como da pena un premio que pensamos que hay otro que lo merece más.

Tan grande era, que terminó el juego de pelota por super knock out, a la mitad del partido y dejó a la mitad del equipo con ganas de jugar.

En la tarde se volvieron a reunir todos a cantar. ¡Y se cantó!

No voy a mencionar el programa, pero recuerdo el Ave María de Schubert  desde las manos de Frank Fernández, el Para Bárbara en las voces de Frank Delgado y Gerardo Alfonso.

Recuerdo la cara de Omara Portuondo mirando, mirando, escuchando. Estaba allí hasta René González, escondido, lejos de cualquier bombillo, para que a nadie se le ocurriera mirarlo en la noche en la que había que escuchar a Santiago.

Alexis Díaz Pimienta, en su presentación, dijo que la muerte se lo quería llevar en silencio, por eso lo partió de madrugada, sin embargo el mismo repentista lo aclaró durante su impovisación “pero te jodiste, Muerte, estaba tocando el piano”.

_MG_6115 copy _MG_6146 _MG_6169 _MG_6211 _MG_6223 _MG_6235 _MG_6244 _MG_6257 _MG_6274 _MG_6281 _MG_6289 _MG_6338 _MG_6359 _MG_6376

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 12 de febrero

  1. Pingback: 12 de febrero « La Chiringa de Cuba

  2. Gracias por este artículo Ariel, quienes lamentamos la pérdida del Santi no dejaremos de sentir que una parte de nosotros se nos fue ayer en la madrugada. La vida sigue, y ahora lo tenemos para siempre, pq ya es parte de nosotros.

  3. Hoy canta en solo escenario, el universo, hoy su guitarra suena para todos, en cualquier lugar del mundo, hoy no tiene telón el escenario, no hay juego de luces, hoy la luna ilumina el sendero y la noche hace una acústica perfecta a su voz y su guitarra. El cielo a presenciado un hermoso espectáculo de bienvenida, un concierto majestuoso, donde la primera fila es ocupada por sus padres, por Chávez, por el “flaco”, por Zitarrosa , Bateman, Pizarro,…… y ha salido al escenario Mercedes Sosa y Violeta Parra……..ya no puedo escribir mas, se me atora la garganta y no veo las letras. Besos de luz Santiago. Pachi

  4. belen dijo:

    Gracias, Ariel, por poner en palabras este nudo en la garganta que, según pasan los días, parece que será eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s