Nuestra vergüenza es mejor que su miedo

uPjKQxaWoQb5UZLrypQwh4“¡Qué buena está!” “¡Tiene pinta de ser una fiera!” “¡Qué carita, por Dios!” “¡Mírala como me sonríe!” “¡Le dio Me encanta a mi foto!” “¡Me mandó una solicitud de amistad!” “¡Le encanta poner sus fotos en la playa!”.

¿A qué lo has pensado? Incluso si eres un tipo civilizado, si te criaron correctamente o si tuviste una novia feminista en la adolescencia que te cambió la vida, estas ideas te cruzan la mente todo el tiempo.

Si le gusta conversar contigo, debe ser porque le gustas; si te abraza fuerte siempre, es que te desea: cualquier señal de interés, afecto o admiración significa, ineludiblemente, sexo. ¿Y sabes por qué sé que piensas así? Porque a mí también me pasa.

Milenios de evolución patriarcal nos enseñaron que las mujeres son frías e indiferentes, cuando no tímidas y frágiles. Nos enseñaron además que cuando dejan de serlo es por el único motivo de que les gustamos y qué, incluso en ese caso, hay que insistir porque las mujeres que valen la pena, no se van contigo a la primera.

A ver, nos enseñaron mal. Las mujeres que conozco, no se emocionan con el mensaje de un desconocido por Facebook y le dejan clarísimo a los tipos cuando les gustan, no “se hacen las duras”; lo que hacen es aguantarse cada día la lengua y hacer acopio de cada milímetro de civilidad que tienen para no mandar a tanto acosador a la mierda.

No te engañes: si se demora siempre para responderte, solo lo hace con frases cortas, nunca puede quedar para un café o nunca te escribe primero, sencillamente se está aguantando para no ser descortés.

Si, por el contrario, se ríe contigo, se ven con frecuencia, te cuenta sus problemas y te manda mensajes de la nada, pero te ha rechazado varias veces, entonces, le caes bien… y punto. Tenemos que aprender la diferencia entre el aprecio y la atracción.

No te digo que no insistas. Puede ser que no le gustes al principio y tiempo después sí. Sin embargo, esa es una receta de cocción lenta. Sé un amigo, un confidente, un tipo importante en su vida: no te estoy dando una estrategia, te estoy recomendando que cruces realmente la frontera de la atracción física, que conozcas al ser humano y si lo logras y aún te interesa tenerla en tu vida, tal vez, con suerte, logres lo mismo.

¿Y si no? Te jodes y te aguantas, a todos nos pasa y no todos vamos por ahí pensando que tenemos el derecho de tratar como un objeto de uso a cualquiera que tenga el culo como un melocotón.

¿Es injusto? No. La justicia universal funciona para ti tanto como para ella y tu derecho se acaba dónde empieza el suyo. No seas una mosca en su oreja.

Mis amigas todo el tiempo sienten repulsión, hastío, cansancio y ese no es, ni siquiera, el problema fundamental. Lo realmente grave es cuando empiezan a tener miedo.

Para ti puede ser solo un chiste con los amigos meterte con una mujer caminando sola por la calle. Para ella puede que solo seas un pesado, pero puede pensar que eres un violador, un ratero o las dos.

Para ti puede ser romántico mandar mensajes insistentemente a altas horas de la noche a alguien que no te corresponde. Yo, como hombre, pienso que eres patético, pero ella puede pensar que en cualquier momento la vas a estar esperando en una esquina o te vas a aparecer en su casa, y sentir miedo.

Para ti puede ser solo un juego clavarte como una estaca en un bar junto a una mujer sola y no dejar de hablar e insinuarte a pesar de que no te da su número, no te mira, no te acepta la cerveza…, pero ella se queda más tranquila si te vas media hora antes o se le trancará la garganta cuando ve que es ya quiere marcharse y tú aún estás ahí, en tu esquina, mirándola.

Para ti puede ser inocente cruzar la acera en la noche, porque te queda un largo camino y la muchacha que viene por el otro lado camina muy lindo y así te entretienes en algo. Ella, por su parte, seguramente se aterrará y contará los segundos hasta que sus caminos se aparten.

Muchísimas mujeres y niñas tienen miedo. Muchísimas piensan que muchísimos hombres son violadores. Y no están locas por pensarlo.

El miedo se basa en experiencias reales, en peligros palpables, en cifras: según Naciones Unidas, el 70 por ciento de las mujeres han sufrido violencia sexual en algún momento de su vida y dos de cada tres mujeres asesinadas lo han sido por ser, precisamente, mujeres.

Así que, por favor, no seas un factor de miedo. No basta con no violar, con no golpear, no discriminar laboralmente: se trata de respetar, de entender, de decirle a tus amigos que no acosen delante de ti, a los taxistas que no les piten a las mujeres en la calle. Se trata de no hacer lo que nadie te ha dado a entender que no le molestaría si lo hicieras.

Por desgracia, los hombres no nacemos sabiendo estas cosas. Por desgracia se nos enseña todo lo contrario. Por desgracia somos una generación de hombres avergonzados de todo lo que creíamos que era correcto y que tuvimos que desaprender. Por suerte, vivimos en el momento histórico en que tenemos la posibilidad de ser los primeros en criar hijos varones con la idea de que el acoso está mal. Ojalá para nuestros descendientes la palabra feminismo sea una lucha del pasado como el sufragismo.

Es más, no solo no seas un factor de miedo: sé un factor de cambio. Lucha, no permitas acoso en tu centro de trabajo solo porque no es tu problema, solidarízate en contra del acoso callejero, exige que la violencia, la discriminación y el acoso por cuestiones de género sean delitos tipificados y punibles.

Olvida lo que aprendiste en el pasado, no está mal sentir vergüenza por tus errores si los rectificaste. A fin de cuentas, tú lo tienes más fácil que ellas: es mejor sentir vergüenza de ti mismo que miedo por otros.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nuestra vergüenza es mejor que su miedo

  1. Elisa dijo:

    Me encanto! Todos los hombres deberian leer esto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s