Una profesión para arrogantes y masoquistas

periodismo-digitalCreemos que los periodistas tenemos las verdades, pero solo somos lo suficientemente soberbios como para decir las nuestras.
El editor pide el texto y uno va a la cuartilla con la pretensión del que va al lienzo o a la partitura, pero el resultado muchas veces es menos grave que el arte. Muchas veces uno embarra el texto con la tinta vulgar de los discursos fatuos.
Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El día que me metieron preso

Yo no soy un fan de casi nada. De hecho, asumo cualquier información u opinión con suspicacia, trantando de leer, buscando, cuestionando. Creo que es saludable saber bien a lo que uno se suma cuando se suma a algo.

Dicho esto, declaro que nunca he sido un fan de Periodismo de Barrio, que admiro a Elaine Díaz como ser humano, como profesional y como profesora aunque muchas veces no he estado de acuerdo con lo que ha dicho o hecho.

Sin embargo, la noticia de que ha sido arrestada en Baracoa junto con su equipo de trabajo me parece, cuando menos, bochornosa. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

De la ciudad prisionera y de ti

delaciudadEn 1901, por miedo al mar, en La Habana comenzaron a construir el Malecón. Cincuenta años y un poco les tomó, pero al final lo lograron.

Dicen que fue por la furia de las olas, pero las olas no embisten a La Habana por furia, lo hacen por alegría eufórica, por juego caprichoso o por aburrimiento. A veces como advertencia, para que a la gente no se le olvide que aunque el Malecón es un formidable muro de ocho kilómetros, el mar es infinito.

El resultado ha sido más efectivo en la espiritualidad de la gente. Quien se para en la enorme pared está muy cerca del agua, pero muy lejos del mar. El Malecón contiene al mar, pero aprisiona a la ciudad y a su gente. Por eso en las noches, sube la marea de ambos lados y los dos eternos separados, el mar y los habaneros, van a encontrarse tristemente, como si por encima del cemento hubiera una ventana al pasado.
Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Un saco de azúcar con derechos humanos

P1110884Hoy se va. Cuelga los guantes que nunca se puso, pero con los que durante años miró de reojo sin saber si entrar o no al cuadrilátero enrejado que es intentar labrarse un futuro en Cuba.

Habían crecido pequeños dolores entre nosotros, juicios. Los dolores no son más que lejanías y por eso habíamos dejado de vernos. Supongo que es como si ya hace tiempo no estuviera. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 9 comentarios