De la ciudad prisionera y de ti

delaciudadEn 1901, por miedo al mar, en La Habana comenzaron a construir el Malecón. Cincuenta años y un poco les tomó, pero al final lo lograron.

Dicen que fue por la furia de las olas, pero las olas no embisten a La Habana por furia, lo hacen por alegría eufórica, por juego caprichoso o por aburrimiento. A veces como advertencia, para que a la gente no se le olvide que aunque el Malecón es un formidable muro de ocho kilómetros, el mar es infinito.

El resultado ha sido más efectivo en la espiritualidad de la gente. Quien se para en la enorme pared está muy cerca del agua, pero muy lejos del mar. El Malecón contiene al mar, pero aprisiona a la ciudad y a su gente. Por eso en las noches, sube la marea de ambos lados y los dos eternos separados, el mar y los habaneros, van a encontrarse tristemente, como si por encima del cemento hubiera una ventana al pasado.
Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Un saco de azúcar con derechos humanos

P1110884Hoy se va. Cuelga los guantes que nunca se puso, pero con los que durante años miró de reojo sin saber si entrar o no al cuadrilátero enrejado que es intentar labrarse un futuro en Cuba.

Habían crecido pequeños dolores entre nosotros, juicios. Los dolores no son más que lejanías y por eso habíamos dejado de vernos. Supongo que es como si ya hace tiempo no estuviera. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 9 comentarios

La corbata con nudo atlántico

Hace un poco más de un año escribí este texto. Hoy cumpliría 85 años. Creo que lo compartiré cada 7 de diciembre.

La corbata con nudo atlántico

P1060788I

Mis amigos saben que no sé nada de béisbol, si se tiene en cuenta que todos los cubanos somos expertos en todo, fundamentalmente en béisbol. Pero si alguna vez supe de béisbol, fue durante los años en que me fui a vivir con mi abuelo.

De hecho, si sé algo que no tenga que ver con libros, cámaras y teclados, probablemente me lo haya enseñado él. Electricidad, plomería, carpintería, talabartería, zapatería, esas cosas tan simples. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Tragos amargos

_MGL0041Y te fuiste al Río de la Plata aunque sabías que tenías el culo muy grande y eras demasiado bajita para bailar el tango. Hace unos días vi una foto tuya tomando mate y por un segundo te recriminé lo poco que te había tardado olvidarte del café, pero no tengo moral para juzgarte: nunca fui bueno en los bailes caribeños y el trago amargo da lo mismo de la infusión que venga. Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios