Interpretación del cabello

Por sobre la oreja fina
Baja lujoso el cabello,
Lo mismo que una cortina
Que se levanta hacia el cuello.

J. Martí

P1080826No me gusta que se recojan el cabello durante el sexo.

Entiendo perfectamente que este es un país tropical, que el calor y el pelo suelto hacen sudar el cuello y la espalda, pero bueno, el sexo es para sudar ¿no?

De hecho, justo después de cerrar la puerta, lo primero que hago es soltar el pelo. Incluso antes de quitar la ropa o los zapatos me deshago de felpas, ligas o hebillas porque una mujer con el pelo recogido no es en realidad una mujer desnuda.
No me importa que se me enrede en la lengua, que me pinche los ojos o que me dificulte morder el cuello. Todo es secundario cuando una mujer se inclina sobre ti con el pelo desamarrado y hace una cortina a cada lado que te sustrae de lo que sucede más allá. Te pone en el trayecto a sus orgasmos como las anteojeras de los caballos.

Que se quite el pelo de la cara para mirarte cuando está sobre sus rodillas, o que lo agarre como si quisiera que se recogiera solo, o que esté de pie, de frente a la pared y poder adentrar la mano buscándole la cabeza como quien entierra los dedos en la arena mojada… hay pocos espectáculos más enloquecedores.

Si hay una parte del cuerpo que tiene la consistencia de un sentimiento es el pelo: rebelde, regado, espontáneo… Como los sentimientos, te dejan pequeños rastros en la cama y el cuerpo que aparecen durante días después de que ella se ha ido.

Por eso, preocúpate si una mujer se recoge el pelo contigo adentro. Puede que te dé por pensar que la sofocas, que no se aguanta, que necesita respirar; pero puede que te equivoques. Una mujer que se hace un moño no está disfrutando el viento en el rostro como quien viaja en un descapotable, sino que hace ejercicios, como quien corre una maratón: no está disfrutando la poesía del trayecto, sino que está pensando en su instrumentalidad con los ojos en la meta.

Puede que se esté amarrando el pelo para contener los sentimientos, para no ser rebelde, regada ni espontánea; para no dejar rastro de ella en ti que aparezcan durante días luego de que se haya ido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Interpretación del cabello

  1. Anton dijo:

    master piece

  2. laura dijo:

    hermoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s