Alguien diría que Bob Marley…

B8F150434Bob Marley, diría alguien, era un negro pelú y drogadicto. Pero esos no eran sus mayores defectos.

El ras Robert Nesta era un tipo peligroso, de la peor calaña. Era de esos a los que no se les pueden imputar robos ni asesinatos. Nadie podía decir que era un asesino en masa ni un violador de niños, era algo mucho peor: era un artista comprometido, un agitador, diría alguien.

Decía cosas raras, como que Cristo no era blanco, y reía mientras lo decía. Afirmaba que los blancos habían hecho blanco a Cristo para dominar a los negros, pero que los orígenes de la cristiandad estaban en lugares donde no habían blancos. Era un loco y un mentiroso, diría alguien.

Era cualquier cosa menos un santo. Amaba a los suyos con fervor febril y odiaba a quienes los oprimían hasta la punta de sus dredlocs. Bromeaba con la alegría que suponía la muerte del Papa.

No se lo podían quitar de adelante con juzgados, por tanto, el 3 de diciembre de 1976 alguien le cayó a tiros. Su amigo fue baleado, su mujer, herida en la cabeza y Bob, recibió una plomazo cerca del corazón, para que no sintiera, y otra en el brazo, para que no pudiera blandir la guitarra.

Pero no les dio el gusto. Dos días después cantó en el “Smile Jamaica”, sonriendo mientras lo hacía. Un tipo que no se muere tras un disparo en el pecho y que sale a cantar dos días después con sabor a plomo todavía en la herida, es definitivamente, un tipo peligroso, diría alguien.

Bob no fue longevo. Creía en la otra vida con una fe abrumadora, pero no expiró en esa ocasión porque aún le quedaban cosas que decir, canciones que componer y hierba que fumar. Era un tipo testarudo e inconforme, un inadaptado, diría alguien.

Cuando le diagnosticaron el cáncer, el pastor africano de los espíritus de antaño no se lo extirpó ni se puso bajo tratamiento. Bob Marley no le temía a la muerte, tal vez la deseaba un poco, simplemente no se murió el 3 de diciembre de 1976 porque no le dio la gana de complacer a sus victimarios. No quiso ser un mártir, porque los mártires imponen ejemplos, pero no transmiten enseñanzas. Fue un maestro, diría alguien.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alguien diría que Bob Marley…

  1. Mar dijo:

    Un maestro… y un genio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s